Hora
Jueves
23 de mayo de 2019
S O L O   I N F O R M A C I Ó N   D E   P R I M E R   N I V E L

Presidentes con mano dura


13/NOV/2018 08:36

ALBERTO ROJAS, COLUMNA ENFOQUE PRIVADO.- A tan sólo dos semanas de gobierno el Presidente Municipal de Teziutlán, Carlos Peredo, dio de baja de manera tajante al Director y al Secretario de Seguridad Publica, al descubrirlos en actos de corrupción, su orden fue determinante y un claro mensaje de que todos aquellos funcionarios que sean descubiertos cometiendo abusos contra la población correrán con la misma suerte que Antonio Manzo Garrido y Trinidad Carmona Morales.

El propósito es claro, cero tolerancia, cero abusos y sobre todo, quien no demuestre capacidad y liderazgo tendrá que dejar su cargo y darle paso a alguien con más capacidad, compromiso y lealtad no sólo hacia el edil sino a la población en general.

Otro edil que ya dio muestras de que no va a tolerar abusos ni excesos es el de Atempan, Carlos Herrera González, quien hasta el momento ha dado de baja a 19 policías municipales, aunque no todos, pero si una gran mayoría de ellos tenían nexos con grupos delictivos y para cortar de tajo que la corporación se viera comprometida fue necesario dejarlos fuera de la policía.

Si bien es cierto que son decisiones fuertes, también es cierto que solo de esta manera se logrará acabar con los grupos delictivos que operan en estos municipios y en toda la región y que han logrado infiltrarse en las corporaciones policiacas.

Ambos presidentes municipales, han dado una muestra de cómo se debe hacer frente a los delincuentes, cortándoles algunos de sus brazos que en estos casos eran los propios policías, directores y secretarios que deberían estar al servicio de la población y no de los delincuentes.

Los municipios delicados en el tema de la seguridad pública son Zaragoza, ya que en lo que va del nuevo gobierno que encabeza José Tobías Ramiro Haquet, el edil y su equipo de trabajo no da una en esta materia, ya que desde que entraron en funciones el 15 de octubre pasado la delincuencia se ha apoderado de este municipio.

El otro edil que parece que no sabe qué hacer, es el de Chignautla, Luciano Aparicio, que en lo que va de su administración no sólo se desato una ola delictiva, sino que ya lleva en su haber dos manifestaciones, una por imponer su voluntad de reubicar a los comerciantes ambulantes y de temporada, de manera arbitraria, sin tener dialogo con los involucrados y con apoyo de la fuerza pública los desalojo y, la otra por la inconformidad de los habitantes por la construcción de un tanque de almacenamiento de agua potable junto al panteón municipal.

Ya veremos cómo actúan los demás alcaldes, en el tema del combate a la delincuencia, ya que ese fue el gran compromiso que hicieron con los electores, regresarles la paz y la tranquilidad que perdieron con los ediles que tuvieron la gran oportunidad de gobernar cinco años y que terminaron haciendo puras tonterías la gran mayoría de ellos. Hasta la próxima.