Hora
Martes
2 de marzo de 2021
S O L O   I N F O R M A C I Ó N   D E   P R I M E R   N I V E L

¿Cuánto recibieron los regidores por aprobar el SOSAPACHIG y que beneficio recibió Luciano Aparicio por traicionar a su pueblo?


02/DIC/2020 12:56

ALBERTO ROJAS, COLUMNA ENFOQUE PRIVADO.- Dicen que no hay peor animal que el hombre, y eso nos lo deja muy claro el Presidente Municipal de Chignautla, Luciano Aparicio Rodrigo, que en su ignorancia aceptó crear un organismo operador que si bien no es privatizar el agua potable, si es el primer paso para entregar el vital líquido a manos privadas tal y como ya sucedió en Puebla capital.

La situación es tan difícil y delicada que aunque MORENA prometió recuperar el agua, pero esto no ha sucedido, y muy al contrario MORENA desde el congreso a estado abonando para que las privatizaciones se puedan llevar a cabo en cualquier municipio de Puebla y la mejor prueba es que no ha recuperado el sistema operador que privatizó en el año 2013 el gobierno de Rafael Moreno Valle y que elevó los costo del consumo de agua hasta en un 600 por ciento en el municipio de Puebla.

En Puebla desde el 2013 existe una ley en la que se aprueba que los sistemas operadores de agua de 25 municipios, incluido el de Teziutlán se puedan privatizar. Es decir que el control del agua que llega a nuestros hogares lo maneje una empresa privada.

Los teziutecos ya hemos sufrido las privatizaciones de los servicios, el más reciente fue el del servicio de limpia pública que fue entregado por el gobierno del PAN que encabezó Antonio Vázquez a la empresa RESA a la que le entregaron el relleno sanitario que fue construido con recursos públicos, Antonio Vázquez también le entregó a esta empresa los camiones recolectores de desechos y cerca de 500 contenedores que ya no regresaron a las manos del gobierno teziuteco.

Es decir que los teziutecos prácticamente perdimos el equipamiento del departamento de limpia pública y nos quedamos sin ninguna unidad, por lo que el actual gobierno tuvo que hacer frente a esta problemática rentando unidades recolectoras de basura, porque RESA se quedó con todo gracias al inepto y corrupto de Toño Vázquez.

Anteriormente el ex edil Jorge Camacho pretendió privatizar el servicio de alumbrado público, pero gracias a qué DIARIO ENFOQUE y un servidor lo dio a conocer públicamente el jugoso negocio que pretendían no se pudo llevar a cabo y era tan beneficiosa está privatización que el entonces edil y algunos otros funcionarios iban a estar involucrados como socios, es decir obtendrían beneficios para muchos años más a costa de los teziutecos.

En el caso de Chignautla surge una pregunta, ¿Cuánto recibió cada regidor por aprobar la creación del SOSAPACHIG?

¿Cuánto o qué recibió Luciano Aparicio por proponer la creación de este organismo operador? Porque por más torpe e inepto que lo vean, porque esa es la impresión que da, pero de estos hay que cuidarse, no creo que sea tan tonto como para aceptar echarse encima a todo el pueblo y consentir y permitir la destrucción del palacio municipal a cambio de nada.

Luciano Aparicio está a la defensiva para que el SOSAPACHIG funcione, por eso no se paró en el palacio el día lunes, porque él y su cabildo aprobaron a espaldas del pueblo la creación de este organismo y no tenía ningún argumento válido en su defensa para poder enfrentar a los manifestantes.

Tan clara es la postura del edil en contra de los chignautecos que en lugar de haber dado la cara, el lunes por la noche Luciano Aparicio con sus regidores dieron una entrevista clandestina, porque nadie supo donde la dio, solo que fue en Teziutlán, y ahí le restregó al pueblo de Chignautla que el SOSAPACHIG ya está aprobado por unanimidad por su cabildo y se jactó que ya están funcionando en algunas zonas de Chignautla y para enfurecer más a su pueblo, leyeron el acta de cabildo dónde apuñalan al pueblo con la creación de este organismo operador.

Los intereses son muy grandes, principalmente económicos y aunque exista el diálogo en estos momentos, tenemos que reconocer que el pueblo tiene la razón, tal vez no fue el método ideal para echar para abajo la creación de este organismo, pero quién provocó al pueblo fue la ignorancia con la que gobierna Luciano Aparicio y todo su séquito de corruptos funcionarios que lo asesoraron y le aprobaron crear el SOSAPACHIG.

A todos aquellos que se desgarran las vestiduras sobre estos hechos y que tildan al pueblo de Chignautla de ignorante, deberían recordar que quien ha sido un ignorante en su manera de actuar y de gobernar no es otro que Luciano Aparicio, su hermano Cecilio Aparicio quien mangonea al edil a su antojo y al que le quiere heredar la presidencia, sus regidores y todos aquellos funcionarios mediocres que lo asesoran, le dicen y ordenan que hacer, y que hoy quieren desviar la atención del verdadero problema del agua potable, enalteciendo la destrucción del palacio municipal. Hasta la próxima.

¿Qué opinas?