Hora
Sábado
20 de julio de 2019
S O L O   I N F O R M A C I Ó N   D E   P R I M E R   N I V E L

SE ACABO LA PESADILLA

Secuestros, robos, asaltos, corrupción, extorciones, abuso de poder, amenazas y persecución


14/OCT/2018 14:45

ALBERTO ROJAS, COLUMNA ENFOQUE PRIVADO.- El 14 de febrero de 2014 se marcó una historia diferente para Teziutlán y los teziutecos, un gobierno que llegó con la promesa de cambiar y de ofrecer un gobierno diferente, que en efecto cumplió, ofreciendo inseguridad, zozobra, abuso de poder y corrupción y que quiso tapar su ineptitud pavimentando calles, las que le dejaban jugosas ganancias.

El gobierno que acaba este 14 de octubre, pasará a la historia, como un gobierno que quiso perpetuarse en el poder bajo la amenaza, la persecución y el hostigamiento. Un gobierno que controló a la prensa que se vio sumisa al no denunciar los abusos de poder por unas cuantas dadivas que les dio durante casi cinco años.

Dadivas que al acabarse, hoy lo único que logran plasmar o transmitir a sus televidentes, lectores o radioescuchas, son lamentos y gritos desesperados, ya que sus canonjías se acabaron y aunque quisieron que estas se aplazaran aunque fueran míseras, hoy sus seguidores saben que fueron parte del abuso que cometió Antonio Vázquez y su séquito.

Periodistas, empresarios, líderes sociales y partidos políticos no tuvieron el valor de ser independientes y se doblegaron a la mano dura del poder que los convirtió en sus cómplices y lacayos y por ende, en parte de la corrupción y abuso de poder que ejercicio el que ya se va, durante casi cinco años.

Lo peor de todo esto, es que sus victimario, se volvieron alabadores de sus verdugos y sin vergüenza ni dignidad alguna apoyaron a la Corona del edil para que el verdugo siguiera lastimándolos, un clásico síndrome de Estocolmo, porque no hay duda que durante cinco años Teziutlán estuvo secuestrado y muchísimas de sus víctimas aún no se han dado cuenta del abuso que sufrieron.

Casos hay muchos, entre los más destacados, están los que fueron sometidos, pisoteados y denigrados por el ex gobernador, quienes les quito sus derechos laborales, les dio una raquítica liquidación y aún así apoyaron a la dupla Toño-Corona, a sabiendas que son pan con lo mismo, y que sin ninguna dignidad siguen siendo férreos defensores de la anarquía que querían implantar en Teziutlán.

La herencia de Toño Vázquez a los teziutecos es basta, robos, asaltos, secuestros, asesinatos, extorciones, balaceras, abuso de poder, corrupción, pisotear los derechos laborales de los trabajadores, sindicalizados a los que despidió sin justificación alguna y sin liquidarlos y, ahora pretender implantar un nuevo sindicato sólo por capricho porque no pudo imponer a su querida Corona en la alcaldía de Teziutlán. Así como demandas y amparos en contra del ayuntamiento de ciudadanos y comerciantes que vieron afectados sus intereses por la avaricia de Toño Vázquez.

La herencia como dije es basta, pero lo más preocupante es la inseguridad que nos deja, y dentro de esa inseguridad, lo mas preocupante fueron los casi 30 secuestros que se ejecutaron durante el gobierno de Toño Vázquez, en los que hubo, hombres, mujeres y hasta menores de edad que vivieron esa pesadilla y, lo más lamentable fueron los teziutecos que murieron a manos de sus captores, a pesar de que se pagaron millonarios rescates, sin olvidarnos de los secuestrados que nunca aparecieron y que siguen desaparecidos como Olga González, Benjamín González y Silvestre Bandala.

El clamor generalizado es que el nuevo Presidente Municipal Carlos Peredo Grau, cumpla su palabra y que le regrese a los teziutecos la paz y tranquilidad que perdieron mientras Toño Vázquez fue el verdugo de Teziutlán. Hasta la próxima.

L I S T A D O